Logo Amway

Blog oficial Amway El Salvador

  • Bienestar
  • Salud
  • Alimentacion intuitiva
  • Comida Saludable
  • Alimentos saludables

Alimentación intuitiva: lo que sí es y lo que no es

06-12-2021

Cada vez más personas se preocupan por adoptar los mejores hábitos para disfrutar de un estilo de vida que tenga un impacto positivo en sus actividades cotidianas. Ya sea mediante una alimentación saludable, practicar un nuevo deporte o ejercicio, meditar o animarse a dedicar tiempo a cosas que les brindan placer y que antes no hacían, en fin, siempre hay una opción ideal según tus necesidades.

 

En el caso de la alimentación saludable, también hay muchas alternativas, de las cuales puedes elegir la que sea más compatible contigo, además de los beneficios y resultados que deseas obtener. Pero, ¿sabes por qué es tan importante poner atención a lo que consumes? Principalmente, para tener un buen estado de salud tanto por dentro como por fuera, así como suficiente energía para dar lo mejor de ti.

 

Seguramente has oído hablar de la alimentación intuitiva, que es parte de una tendencia global en ascenso, basada en cómo nos alimentábamos en nuestra infancia, es decir, de una forma totalmente libre frente a lo que se nos antojara en el momento, y sin todos los estigmas en torno a la comida que hemos aprendido conforme crecíamos. Así que si quieres saber más, ¡sigue leyendo!

 

¿Qué NO es la alimentación intuitiva?

Según el movimiento Body Positive México:

  • No es una dieta o régimen alimenticio.
  • No prohíbe ni limita el consumo de alimentos de ningún tipo, sean considerados o no saludables.
  • No pone restricciones de cantidades ni horarios.
  • No define alimentos “tabú”.
  • No ofrece fórmulas, guías ni recetas “mágicas”.
  • No pone retos de transformación extrema, como bajar muchos kilos en un lapso corto de tiempo.

 

Y entonces, ¿qué SÍ es alimentación intuitiva?

  • Comer cuándo y cómo el cuerpo te lo pida.
  • Reconocer las señales que envía tu cuerpo (como gruñidos en el estómago, fatiga, dificultad para concentrarte o cambios drásticos de humor) y comer de acuerdo a ellas.
  • Poner atención a qué emociones te provocan comer sin tener hambre (ansiedad, depresión, enojo, etcétera); identificar su causa y encontrar recursos para lidiar con ellas de una mejor manera.
  • Comer cuando tienes hambre y terminar una vez que tu cuerpo está satisfecho, sin pensar en conteo de calorías ni porciones. Para saber cuándo parar, puedes hacer una pausa y preguntarte: ¿está rico?, ¿cómo se siente mi estómago?, y ¿quiero más?
  • Olvidarte de alimentos “buenos” o “malos”, y disfrutar de sus sabores, olores, colores y texturas.
  • La oportunidad de que reconectes con tu cuerpo y tus emociones.
  • Una invitación para cuestionar costumbres y creencias sobre nuestros hábitos alimenticios, como la “obligación” de no dejar comida en el plato, o la idea del postre como un premio o tentación a la que te “das permiso” de caer muy de vez en cuando.

 

Reconectar con tu cuerpo y tus emociones es un proceso que varía en cada persona, aquí la clave es tener paciencia, poner atención a cómo hemos definido nuestra relación con la comida y los sentimientos que nos detona. Escuchar al cuerpo es el primer paso hacia una alimentación saludable, armónica y compasiva. ¡Él tiene la última palabra!

 

5 beneficios de la alimentación intuitiva.

  1. Enfrentar y acabar con nuestra relación tóxica con la comida.
  2. Tu autoestima crece conforme el vínculo con tu cuerpo se transforma positivamente, hasta que lo aceptas tal y como es, y no lo obligas a encajar en alguno de los modelos considerados “perfectos”.
  3. Se reducen los niveles de colesterol y triglicéridos en el organismo.
  4. Disminuye el riesgo de sufrir trastornos alimenticios.
  5. Disfrutas de bienestar físico y mental.

 

Además de llevar una alimentación saludable, asegúrate de que tu cuerpo siempre esté bien hidratado, principalmente con agua natural.

 

¡Ahora ya sabes que la alimentación intuitiva es una buena alternativa para vivir tu vida como tú la quieres!